LA AUTORIDAD Y LA VOLUNTAD DE DIOS

EL PADRENUESTRO[1]

LA AUTORIDAD Y LA VOLUNTAD DE DIOS

Elegir aceptar respetar a Dios como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver respetar a Dios como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los demás te vean y te escuchen aceptar respetar a Dios como autoridad   óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los demás acepten escuchar y ver respetar a Dios como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar ver y saber que los demás respeten a Dios como autoridad   óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los demás te vean y te escuchen aceptar la autoridad de Dios óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los demás acepten escuchar y ver respetar la autoridad de Dios óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar ver y saber que los demás respeten la autoridad de Dios óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar ver y saberte respetando la autoridad de Dios óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios, con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar respetar la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

Yo te bendigo (piense en su nombre), te perdono, bendigo tu luz interior y te ilumino en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios, con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre, óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado. Yo Soy (piense en su nombre), todo lo que uno manda, vuelve.

 

k 

 

Tómese unos momentos para rezar el Padre Nuestro hasta que sienta que es suficiente después de cada lectura de la fórmula eureka esencial seguida de objetivos positivos. Mis Guías recomiendan el Padre Nuestro, por sus pedidos, por sus intenciones.  

 

Elegir aceptar escuchar y ver respetar la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escucharte y verte respetado/a como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los y las demás se vean y se escuchen respetados/as como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver que los demás respetan la autoridad de otros/as óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver que los demás te respeten como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ejercer la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver ejercer la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver que el ejercicio de tu autoridad sea respetado/a óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver que el ejercicio de la autoridad de los y las demás sea respetado/a como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar escuchar y ver que los demás ejercen la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

Yo te bendigo (piense en su nombre), te perdono, bendigo tu luz interior y te ilumino en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios, con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre, óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado. Yo Soy (piense en su nombre), todo lo que uno manda, vuelve.

 

k 

 

Tómese unos momentos para rezar el Padre Nuestro hasta que sienta que es suficiente después de cada lectura de la fórmula eureka esencial seguida de objetivos positivos. Mis Guías recomiendan el Padre Nuestro, por sus pedidos, por sus intenciones.  

 

Elegir aceptar respetar la Voluntad de Dios como autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ver que los demás te escuchen y te vean ejercer la autoridad óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar respetar la Voluntad de Dios como autoridad en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar alinear tu Voluntad con la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ver y escuchar a los demás respetar la Voluntad de Dios como autoridad en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ver y escuchar a los demás alinear su voluntad con la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ser visto/a y escuchado/a respetando la Voluntad de Dios como autoridad en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ser visto/a y escuchado/a alineando tus intenciones y voluntad con las Intenciones y Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ver y escuchar que se hagan las Intenciones y Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir y aceptar ser visto/a y escuchado/a haciendo las Intenciones y Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

Yo te bendigo (piense en su nombre), te perdono, bendigo tu luz interior y te ilumino en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios, con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre, óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado. Yo Soy (piense en su nombre), todo lo que uno manda, vuelve.

 

k 

 

Tómese unos momentos para rezar el Padre Nuestro hasta que sienta que es suficiente después de cada lectura de la fórmula eureka esencial seguida de objetivos positivos. Mis Guías recomiendan el Padre Nuestro, por sus pedidos, por sus intenciones.  

 

Elegir aceptar ver y escuchar que los demás hacen las Intenciones y la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir y aceptar que los demás sean vistos haciendo las Intenciones y la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar darle la prioridad a las Intenciones y a la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar que los demás le den la prioridad a las Intenciones y a la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ver y escuchar a los demás darle la prioridad a la Intenciones y a la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

Elegir aceptar ser visto/a y escuchado dándole la prioridad a la Intenciones y a la Voluntad de Dios en la tierra y en el cielo óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado, en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre.

 

 

Yo te bendigo (piense en su nombre), te perdono, bendigo tu luz interior y te ilumino en el Nombre de Dios, por el Poder de Dios, con la Gracia y la Ayuda de Dios y en tu propio nombre, óptimamente para tu óptimo bien y el óptimo bien de todo lo involucrado. Yo Soy (piense en su nombre), todo lo que uno manda, vuelve.

 

k 

 

Tómese unos momentos para rezar el Padre Nuestro hasta que sienta que es suficiente después de cada lectura de la fórmula eureka esencial seguida de objetivos positivos. Mis Guías recomiendan el Padre Nuestro, por sus pedidos, por sus intenciones.