Rosario del Corazón Acogedor de Jesús

 

INTENCIONES PARA EL ROSARIO

 

Padre por el Corazón Acogedor de Tu Hijo Amado, haz descender sobre la humanidad Tu Omnipotencia de Curación y Milagros, de Amparo, de Misericordia, de Paz, de Providencia, de Compasión, de Milagros de Júbilo, de Amor Puro, de Bendición, de Resurrección, de Purificación, de Abandono a Tu Providencia, de Caridad,de Predicación, de la Palabra de Dios, de Victoria sobre el mal, de Discernimiento, de Profecía Apostólica, de Fidelidad, de Santidad, de  

Recreación, de Sabiduría, de Discernimiento de los Espíritus, de Santificación, de Dominio de Sí, de Aliento, de Aniquilación del mal, Tu Omnipotencia Eucarística, de Adoración de Tu Reino, de Tu Alegría, de Su Preciosa Sangre, de Tu Corazón de Alianza, de Tu Palabra, de Tus Bendiciones, de Tus Riquezas Ocultas, de la Alabanza, del Fuego,de tu Amor, de la Voluntad Divina, de la Oración, de Tus Sacramentos, de Humildad, de Tu Vida Diaria, de la Reconciliación, de Tus Virtudes, de Tus Dones de Conversión.  

 

Al principio del Rosario se recita:

 

“Creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, Creo en Jesucristo, Su único Hijo, Nuetro Señor, que fue concebido por pbra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.”

 

Después  

1)    Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

   Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

2)    Ven Jesús, con tu Corazón Acogedor acogerlo todo en mí.

Ven Jesús, con tu Corazón Acogedor acogerlo todo en mí.

 

3)    Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–ten piedad de nosotros y del mundo entero

 

PRIMERA DECENA

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–Ten piedad de nosotros y del mundo entero

Padre por el Corazón de tu Hijo Amado

-Haz descender sobre la humanidad Tu Omnipotencia de Luz que alej todas las tinieblas.

 

SEGUNDA DECENA

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–Ten piedad de nosotros y del mundo entero

Padre por el Corazón de tu Hijo Amado

-Haz descender sobre la humanidad Tu Omnipotencia de Liberación

 

 

TERCERA DECENA

 

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–Ten piedad de nosotros y del mundo entero

Padre por el Corazón de tu Hijo Amado

-Haz descender sobre la humanidad Tu Omnipotencia de Alivio

 

CUARTA DECENA

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–Ten piedad de nosotros y del mundo entero

Padre por el Corazón de tu Hijo Amado

-Haz descender sobre la humanidad del Espíritu Santo

 

QUINTA DECENA

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre,       su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

Padre Eterno, te ofrezco el corazón de tu hijo amado, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, por nuestros pecados y los del mundo entero

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

Dios Santo, Dios Todopoderoso, Dios Padrenuestro

–Ten piedad de nosotros y del mundo entero

Padre por el Corazón de tu Hijo Amado

-Haz descender sobre la humanidadTu Omnipotencia de Curación y Milagros

 

Oh Madre, quiero consagrarme a Ti, Virgen María, hoy consagro mi vida a Ti, siento necesidad de Tu Presencia en mi vida, para que me protejas, me guíes y me consueles, sé que en Ti mi alma encontrará reposo y la angustia en mí no entrará, mi derrota se convertirá en victoria y mi fatiga en Ti fortaleza es, Amén.

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de lo siglos, Amén

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

JACULATORIA

Oh María, Tú la Inmaculada, haz que seamos testigos vivos del Corazón Acogedor de Tu Hijo Jesús- Así sea.

 

“Este rosario del Corazón Acogedor de Jesús, se extenderá por toda la Tierra y salvará a millones de almas”. Este mensaje que la Santísima Virgen María dio a la Iglesia y a toda la humanidad, lo recibió Micheline Boisvert el 20 de marzo de 1999.