SANTO ROSARIO



Santo Rosario Mariano

 

Nos hacemos la señal de la cruz, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén

 

Nos ponemos en la Presencia de Dios y para que la oración llegue al cielo, le pedimos humildemente perdón a Dios por todas nuestras faltas.

Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una sola palabra tuya, bastará para sanarme. Amén.

 

Yo Pecador

 

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho, de pensamiento, de palabra de obra y de omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen a los ángeles y a los santos que intercedan por mí, ante Dios Nuestro Señor, Amén

 

(Martes y viernes) Primer Misterio Doloroso: la oración de Jesús en el huerto de los olivos. Jesús enséñanos a orar para ver y aceptar como Vos la Voluntad de Dios.

 

(Lunes y jueves) Primer Misterio Gozoso: la anunciación del ángel a la Virgen María; María ayúdanos a tener más fe y a aceptar como Vos la Voluntad de Dios.

(Miércoles, sábados y domingos) Primer Misterio Glorioso: la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Señor ayúdanos a resucitar con Vos a una vida nueva.  

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

(Martes y viernes) Segundo Misterio Doloroso; Jesús es azotado: pidamos a Jesús, aprender a sufrir con Él, en silencio por amor.

(Lunes y jueves) Segundo Misterio Gozoso: visita de María santísima a su prima Isabel: pidamos estar siempre dispuestos a ayudar a los demás, como María.

(miércoles, sábados y domingos) Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión de Nuestro Señor a los cielos: María ayúdanos a vivir bien la vida de esta tierra para que encontremos las riquezas del cielo.

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

(Martes y viernes) Tercer Misterio Doloroso: la coronación de espinas: Jesús enséñanos a aceptar con paciencia, el dolor y las humillaciones.

(Lunes y jueves) Tercer Misterio Gozoso: Nacimiento de Jesús en el Portal de Belén: María enséñanos a abrir nuestro corazón, para recibir a Jesús.

(Miércoles, sábados y domingos) Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo sobre la María Santísima y los apóstoles. Espíritu Santo, danos el valor de reconocer a Jesús y de seguir sus enseñanzas.

 

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

(Martes y viernes) Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la cruz a cuestas, camino al calvario: María ayúdanos a aceptar ya ofrecer a Dios nuestra cruz de cada día.

(Lunes y jueves) Cuarto Misterio Gozoso: la presentación del niño Jesús en el templo: pidamos a María cumplir con amor nuestras obligaciones diarias.

(Miércoles, sábados y domingos) Cuarto Misterio Glorioso: La ascensión de María Santísima en cuerpo y alma a los cielos María ayúdanos a llegar ala cielo, donde ya estás tú en cuerpo y alma:

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

 

(Martes y viernes) Quinto Misterio Doloroso: Crucifixión y muerte de Jesús en la cruz: pidamos a María llegar al último minuto de nuestra vida habiendo cumplido nuestra misión en la tierra.

(Lunes y jueves) Quinto Misterio Gozoso: el niño perdido y hallado en el templo: pidamos a María paciencia y esperanza en los momentos difíciles.

Quinto Misterio Glorioso; La coronación de María Santísima como reina y Señora de todo lo creado: María reina en nuestros corazones y llévanos a Jesús. 

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre como era en un principio, por los siglos de los siglos, Amén.

 

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.

 

Oh Madre, quiero consagrarme a Ti, Virgen María, hoy consagro mi vida a Ti, siento necesidad de Tu Presencia en mi vida, para que me protejas, me guíes y me consueles, sé que en Ti mi alma encontrará reposo y la angustia en mí no entrará, mi derrota se convertirá en victoria y mi fatiga en Ti fortaleza es, Amén.

 

Padre nuestro que está en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo, el pan nuestro de cada día dánosle hoy y perdónanos nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Dios te salve María, llena tú eres de Gracia, el Señor está contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de lo siglos, Amén

Padre, líbranos de todo mal, con tu santa sabiduría Señor, sálvanos de todo pecado, en nombre de todos cuantos te queremos señor, llévanos por el camino del bien, Amén.