YENDO HACIA LOS DESEOS DE NUESTRO CORAZÓN


1) FORMAR EL SÍMBOLO DEL ESPÍRITU SANTO, LA PALOMA, CON AMBAS MANOS, LA

 

DERECHA POR DEBAJO, LA IZQUIERDA POR ARRIBA, SOBRE EL CHAKRA CORONARIO DE LA

 

PERSONA CON QUIEN SE TRABAJA MIENTRAS SE LEE EL TEXTO EN VOZ ALTA.

 

“Os ordeno limpiar la suciedad del alma, del cuerpo y de la mente. Victoriosos por

 

el mundo, vamos hacia los deseos de nuestro corazón. Y como en una foto queda

 

inmovilizado todo nuestro pasado tormentoso, doloroso y sin sentido.

 

Cantemos victoriosos las melodías de la Victoria de los logros más impensados

 

para nuestro ser. Escuchemos las trompetas del Señor acompañándonos con sus

 

melodías por la alegre danza de la vida. Que nuestros caminos se alfombren de

 

pétalos de rosas y su perfume embriague nuestro ser. Que la sangre de Cristo

 

nos cubra totalmente, protegiéndonos de todo aquello que nos aparte del camino

 

del bien, de todo aquello que nos impida llegar al verdadero destino. Que los

 

ángeles con sus alas nos envuelvan y nos eleven para no tropezar con la

 

fatalidad ni con los obstáculos del Maligno. Que la salud física, mental, espiritual y

 

emocional se instalen en cada partícula de nuestro ser. Que tengamos la elección

 

de ser felices. Que sepamos, que sintamos que podemos alcanzar con seguridad

 

cada una de nuestras metas elegidas guiados por la Presencia del Espíritu Santo.

 

                                                                                     Amén.”